domingo, 7 de junio de 2009



Durante el período del presidente Betancourt bajaron continuamente los precios del petróleo, hasta alcanzar 1,95 dólares el barril en 1964. Esto trajo como resultado una baja en el ingreso nacional, haciendo pensar a los sectores dirigentes del país en la necesidad de desarrollar rápidamente los sectores de la economía que producían para el consumo interno.
Fue en estas condiciones que se escogió como estrategia económica la política de desarrollo recomendada por la CEPAL (Comisión Económica para América Latina de las Naciones Unidas), la cual se basaba en las siguientes consideraciones
 Nuestra situación económica era típica de los países subdesarrollados
 Nuestro subdesarrollo era resultado de un conjunto de estructuras atrasadas, producto de nuestro pasado histórico
 El proceso de desarrollo debía identificarse con la promoción de la industria nacional.

Partiendo de estas ideas el CEPAL proponía para nuestros países subdesarrollados, el siguiente programa de desarrollo económico y social:

a) Realizar un conjunto de reformas en las estructuras atrasadas.
 Contra la estructura de la tenencia de la tierra:
Reforma Agraria y Reforma Agrícola
La primera, para dotar de tierra a las masas campesinas, y la segunda, para apoyar el desarrollo capitalista en el campo.
 Contra la estructura de la administración pública:
Reforma Administrativa
 Contra la desigual distribución del ingreso:
Reforma Tributaria
 Contra la Mono-exportación:
Reforma del Sector Exportador
 Contra la estructura educativa anacrónica:
Reforma Educativa.


b) Apoyo activo del Estado al proceso de industrialización
c) Planificación por parte del estado, del desarrollo económico y social. Se recomendaba que el estado tomara en sus manos la dirección del proceso económico y social, a través de un organismo central de coordinación y planificación que señalara las pautas generales del mismo, sin interferir la libre iniciativa privada de los empresarios.
d) Promoción de la Integración Económica de América Latina, mediante un proceso de industrialización de maquinaria adquirida en los países desarrollados, concebidas y diseñadas para los grandes mercados de aquellas economías.


Los países de América Latina, con poca población y con bajo poder de compra, eran mercados relativamente pequeños, copados rápidamente sin necesidad de usar a plena capacidad la maquinaria de cada industria, lo que encarecía grandemente la producción; de allí la conclusión de que, uniendo varios países en un solo mercado regional se crearía un impulso que favorecía la industrialización y tendería a bajar los costos de producción.

La política económica de los gobiernos venezolanos, a partir de 1959, ha seguido los lineamientos generales de estas recomendaciones de la CEPAL. Durante el gobierno del presidente Betancourt se iniciaron los siguientes intentos de reformas:

 Agraria
 Agrícola
 Administración Pública
 Educativa



Reforma Agraria y Reforma Agrícola.

Mediante la primera, se aspiraba mejorar las condiciones de vida del campesinado y aumentar su participación en la producción agrícola para satisfacer el consumo nacional. La reforma agraria no ha logrado sus propósitos y la situación económica y social del campesinado continuo dentro de los niveles de miseria, donde se reconoce el fracaso casi total de esta reforma iniciada en 1969
En cuanto a la reforma agrícola y el apoyo al capitalismo en el campo se lograron algunos éxitos durante la época de los sesenta, en especial en materias primas para la industria y la ganadería, renglones en los cuales la agricultura capitalista logró, para 1969, crecimiento ha sido marcadamente insuficiente, y en otras como granos leguminosos (caraotas, frijoles, arvejas…), se aprecia una baja considerable, hasta el punto de que para 1973 la producción total conjunta

Reforma Educativa
Con la reforma educativa se aspiraba a crear una educación capaz de formar los técnicos requeridos para el desarrollo del país; democratizar la enseñanza y dar oportunidades; en todos los niveles, para todas las clases sociales; y transformar institucionalmente y modernizar en sus técnicas y sus métodos. En este aspecto hay también acuerdo unánime en que estamos aun lejos de alcanzar tales objetivos, a pesar de que ha habido un importante aumento en el tamaño de la matrícula, tanto en primaria como en media y en la educación superior; pero se señala, sin embargo una baja general en la calidad de la enseñanza.
En cuanto al apoyo del Estado al proceso de industrialización, a través de la Corporación Venezolana de Fomento (CVF) y el Banco Industrial, se concedieron cuantiosos créditos a los industriales, llegándose a que la CVF organizara primero las empresas, para luego arrendarlas a los capitalistas, con opción de compra. De igual manera se puso en práctica un apolítica arancelaria protectora de la producción industrial interna.
En lo que respecta a la planificación del desarrollo económico, se creó la Oficina Central de Coordinación y Planificación (CORDIPLAN), adscrita a la Presidencia de la República, la cual elaboró durante su gobernó el Primer Plan de la Nación.

En lo que respecta a la integración latinoamericana la política del gobierno del presidente Betancourt se limitó a declaraciones generales, debido a la desconfianza de los capitalistas venezolanos que nunca han visto con buenos ojos dicha integración, por temor a tener que compartir un mercado tan jugoso como el nuestro con los capitales de los demás países latinoamericanos

Durante este período de gobierno se fundó la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio. (ALALC), primer paso integracionista americano, sin que participara Venezuela. Otro episodio que sirve para comprender las condiciones políticas en que transcurrió el gobierno de Betancourt lo constituyó el atentado de que fue víctima el Presidente cuando se dirigía a presenciar el desfile del 24 de junio de 1960.

Una poderosa bomba fu detonada al paso del automóvil presidencial, resultando herido el presidente Betancourt, el ministro de la Defensa y su esposa, y muertos el jefe de la Casa Militar, que acompañaba al Presidente y un estudiante que pasaba por el sitio. Comprobada la participación del gobierno dominicano en este hecho, el de Venezuela denuncio el caso ante la OEA y la reunión de cancilleres convocada al efecto acordó un boicot diplomático y económico de los miembros de la OEA contra el gobierno dominicano.




Durante el gobierno de Betancourt se inició el juicio contra el general Marcos Pérez Jiménez, por los delitos de peculado y corrupción administrativa. La Corte Suprema de Justica le dictó auto de detención administrativa. La Corte Suprema de justicia le dictó auto detención y pidió al Ejecutivo Nacional solicitara la extradición del enjuiciado, quien se encontraba en los Estados Unidos.
Cumplidos los trámites, Pérez Jiménez fue traído al país y recluido en la cárcel de San Juan de los Morros a mediados de 1963. La Corte Suprema lo condena, en 1968, a sufrir la pena de 4 años, 1mes y 15 días de prisión y a la inhabilitación política. Para esa fecha, cumplida la pena, quedó en libertad y se fue al extranjero, negándose a aceptar la candidatura presidencial que le ofrecían sus partidarios para las elecciones nacionales de aquel año.


Ley de Reforma Agraria
La ley de Reforma Agraria, promulgada el 5 de marzo de 1960, constituyó un hecho importante del período de Betancourt. La necesidad de esta ley se venía planteando desde hace muchos años para corregir la injusticia social y económica que pesa sobre nuestros campesinos, como consecuencia de la estructura latifundista que ha prevalecido en el campo desde el período colonial
El auge popular y, en especial, del movimiento obrero y campesino, hizo posible la promulgación de la Ley de Reforma Agraria, en vigencia hasta 2001, cuando fue derogada y sustituida por una nueva Ley de Tierras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada